jueves, 2 de mayo de 2013

MONTORGUEIL

En este recorrido por París, a lo Edgar Neville, voy a empezar por mi calle. Es esa, la rue Montorgueil, que Claude Monet pintó en 1878, representando las celebraciones de la fiesta nacional y clausura de la Exposición Universal de ese año. Lo que podéis ver en la imagen y la realidad actual no tienen mucho que ver, pero la referencia es la que es.
Llegué a París hace casi siete años. Viví en residencias universitarias del sur de la ciudad, de la Cité Universitaire del XIVéme, y mi primer estudio aquí fue en el límite del VIIIème y el XVIIème, frente al Parc Monceau. Desde diciembre de 2009, vivo ahí, en la rue Montorgueil, en el barrio de Les Halles.

Es una calle muy animada, algo turística, pero principalmente frecuentada por sus bares, restaurantes y terrazas. ¿La ventaja? Pues eso, vivir en el centro, en uno de los corazones de esta ciudad –hay varios-. ¿La desventaja? Pues eso mismo. La rue Montorgueil (el nombre se remonta al siglo XIII, ya que conducía a una colina conocida como ‘Mont Orgueilleux’ –Monte Orgulloso-) está además dividida entre los arrondissement I y II de París, separados por la rue Étienne Marcel, y tiene una continuación natural en la rue des Petits-Carreaux, que mucha gente cree que es la propia Montorgueil, lo que genera a menudo problemas con la numeración. Es un clásico, lo tenemos comprobadísimo.

Es una calle peatonal casi siempre con mucha gente y que mezcla bares, restaurantes, supermercados, tiendas de vino o quesos olorosos, pescaderías y carnícerías de barrio, una sede del Partido Socialista o lugares que aparecen en guías turísticas, principalmente el restaurante L’Escargot Montorgueil, con su gran caracol dorado de la entrada, o la Pastelería Stohrer, donde se supone que nació un postre habitual en Francia, el baba au rhum, y que la reina Isabel II de aquí al lado visitó en uno de sus viajes.

La calle es el eje principal de toda una zona de París que se conoce como Quartier Montorgueil (Barrio Montorgueil) y que comprende varias calles de los alrededores, muchas de ellas estrellas y también peatonales. Un barrio muy comercial, pero siempre a precios parisinos. Por y para algo es el centro de París. Es precisamente en esas calles de los alrededores donde hay sitios que me gustan especialmente, y de los que imagino que iré hablando por aquí, siempre que esto tenga un mínimo de continuidad. Veremos. ¿Es un buen sitio para vivir? Sí y no. Más sí que no, pero también tiene sus cosas negativas. Para reconciliarse con ella, eso sí, lo mejor es verla de madrugada, cuando vuelves a casa tarde, o cuando sales muy pronto. Cuando no hay gente, que es cuando mejor está.

El ser una de las calles del centro hace que haya referencias suyas no sólo en el arte, con el cuadro de Monet del que os hablé antes, sino en la literatura. Por ejemplo, Victor Hugo la citó en Los Miserables: « À la fatigue, pour filer un câble, pour virer un cabestan, Jean Valjean valait quatre hommes. Il soulevait et soutenait parfois d’énormes poids sur son dos, et remplaçait dans l’occasion cet instrument qu’on appelle cric et qu’on appelait jadis orgueil, d’où a pris nom, soit dit en passant, la rue Montorgueil près des halles de Paris. »

Rue Montorgueil viniendo desde Les Halles

Para ver cómo es la calle hoy, lo mejor es el videoclip de Baby, Baby, Baby, de un grupo francés de música electrónica, Make the Girl Dance, que fue rodado en la calle y que comienza desde arriba, desde el metro Sentier, bajando por Petits-Carreaux y Montorgueil, con mujeres desnudas.

1 comentario:

Nerea Rodriguez dijo...

Has publicado tus sitios favoritos de esta zona en algún otro post?
Me alojaré en esta zona en semana santa :-)